El camino correcto hacia la Excelencia operacional

En los últimos años hemos visto una verdadera explosión de metodologías de distintos calibres y tipos que prometen resolver los problemas de las compañías, muchos se enmarcan como modelos, métodos o sistemas y al final en esta colección infinita de propuestas la gran mayoría de líderes tienden a confundirse y finalmente a perderse en el camino, este artículo si bien no pretende ser la única verdad por lo menos puede ayudar a comprender el punto de partida y las diferentes etapas del viaje.

Lo primero que debemos decir es que existen diferentes niveles en el camino hacia la excelencia operacional, muchas compañías inician empleando herramientas y metodologías que les ayuden a la reducción de costos a través de proyectos de mejora para luego comenzar a integrar áreas en procesos más sistémicos que buscan mejoras en eficiencia y reducción de pérdidas mediante metodologías como TPM,  LEAN MANUFACTURING o SEIS SIGMA, sin embargo lo que buscamos en el largo plazo es impactar más allá de la mejora de algunos proceso aislados y poder transformar la organización de manera que pueda lograr un desempeño de alto nivel a través de la transformación de su cultura y conectar directamente con la estrategia del negocio de forma clara.

Para empezar algunas empresas definen también la excelencia operativa usando algún tipo de metodología enfocada en el proceso, en el cliente o en el empleado, sin embargo, trabajar en estos elementos de manera aislada inevitablemente terminará en un estancamiento, para Milliken la excelencia debe comenzar con un fuerte fundamento en la seguridad con claridad estratégica soportada en principios claves.

¿POR QUE LA SEGURIDAD ES TAN IMPORTANTE?

Porque la seguridad es el fundamento para crear un sistema de alto desempeño, cuando las personas no están preocupadas por un accidente o incidente pueden enfocarse en mejorar su puesto de trabajo incluso al mejorar el desempeño de sus equipos se sigue fortaleciendo la seguridad, solo quienes aspiran a ser clase mundial consideran la seguridad con un valor clave, creen que el cero accidentes es posible y no se conforman con el statu Quo,  integrar la seguridad a la gestión diaria en un único leguaje y un único objetivo  es lo que ha permitido resultados sostenibles.

Una vez definidos estos principios un modelo de excelencia (ver como referencia nuestro Milliken Performance System) es imperativo ayudar al negocio a mejorar la productividad, la calidad y la eficiencia liderado desde arriba, pero ejecutado desde abajo y garantizando su mejora sostenible.

Nota: Nuestro sistema ha cosechado su reconocimiento y sus resultados se han convertido en un referente exitoso de varias organizaciones alrededor de planeta.

El foco de un sistema de excelencia comienza frecuentemente por sus procesos productivos debido a la necesidad de crear estabilidad de proceso, involucrar las personas y comenzar a fomentar una cultura de excelencia basada en equipos inter funcionales con una visión clara enfocados en eliminar las pérdidas mas importantes que afectan el desempeño del negocio, estas pérdidas deben tener una conexión clara con la estrategia y estar enfocadas a cero (cero accidentes, cero defectos, cero averías), una vez lograda una base sólida de procesos flexibles pero estables podremos enfocar esfuerzos hacia las áreas de soporte a la operación y procesos administrativos o de planeación.

DE LA MANUFACTURA A LA CADENA DE VALOR

Velocidad y eficiencia no siempre son suficientes, las compañías realmente exitosas crean agilidad, adaptabilidad y alineación de recursos en su mentalidad como cadena de proceso, hemos aprendido que la excelencia de la cadena de abastecimiento descansa en armonizar procesos, personas y tecnología, procesos agiles se alcanzan al anticipar las necesidades del cliente y optimizar el flujo de materiales e información, tecnología que permita el análisis de las perdidas, un inventario optimizado al portafolio y personas dinámicas de capacidad colaborativa son la clave de la excelencia en la cadena de valor.

Sabemos que hoy las compañías no compiten solas, compiten con toda su cadena de valor que hoy mas que una cadena es una red de valor de múltiples nodos, estos nodos deben estar bien conectados, alineados y balanceados, mapear las pérdidas es un inicio, pero no es suficiente, los retos de hoy incluyen el desarrollo de habilidades, la analítica de tendencias de mercado, la planeación efectiva de la demanda y una logística dinámica y de un servicio impecable, todo esto apalancado por herramientas aplicaciones en un mundo cada vez mas digital.

En resumen ¿Cuál es entonces el camino correcto?, un camino que comienza por la seguridad el involucramiento del empleado y unos objetivos claros de lo que necesita el negocio para ganar en el mercado, esto permite las bases para crear un foco en pérdidas de procesos de manufactura que ofrezcan una base sólida y confiable a la cadena que debe asegurar que el valor llegue al cliente de manera ágil flexible y sostenible, un viaje de pocas palabras pero de miles de kilómetros de trabajo y disciplina.

About the author

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.