¿Estamos perdiendo el ritmo? – pasos para retomar el rumbo a la excelencia.

Ahora que algunos sectores comienzan a reactivarse y las operaciones a recuperar su demanda, muchos reconocen que la oportunidad de retomar los volúmenes, capturar el mercado y ganar ventaja frente a la competencia depende hoy más que nunca de las eficiencias y productividades de sus procesos productivos aprovechando la ventana de oportunidad que aparece hoy, el problema es que producto de la inactividad que se vivió en algunas industrias además de las restricciones y confinamiento que muchas empresas tuvieron que adoptar, se fueron dejando a un lado algunos buenos hábitos y prácticas sanas de  mejoramiento continuo,  tal como sucede con los deportistas de alto desempeño luego de un tiempo de inactividad se pierde la competitividad y disminuye su condición física.

Los hechos son evidentes, en recientes visitas a empresas hemos evidenciado que muchas rutinas ganadas de acompañamiento en terreno se desvanecieron producto de la pandemia, no es un secreto que muchos líderes se alejaron del piso de la operación y se enfocaron solo en lo urgente, las reuniones de entrenamiento y formación se postergaron y ni hablar del seguimiento en piso y reuniones diarias o gemba walks que se fueron perdiendo entre la distancia social y el teletrabajo, incluso actividades grupales de mantenimiento autónomo o inspección diaria por limitantes de tiempo y presupuesto se cancelaron, afectando la continuidad y el ritmo que traíamos, quien diga que todo siguió igual, bienvenido a que nos cuente como lo hizo en medio de tantas restricciones.

¿Pero cómo recuperamos la senda? ¿Cuál es el mejor plan de trabajo y la ruta sugerida para recuperar el compromiso de mejoramiento y hábitos de excelencia? Aquí algunos pasos sugeridos.

  1. Comuníqueles el nuevo norte.

Cuénteles a las personas como va el mercado, que está pasando con los clientes, que estrategias adoptó la compañía y como se necesita de su apoyo para lograrlo, si puede hágalo en el mismo lugar de trabajo para que pueda responder preguntas, recuerde que la comunicación efectiva se debe hacer siempre en dos sentidos.

  1. Retome el entrenamiento y desarrollo de las personas.

Si tuvo que cancelar capacitaciones o entrenamiento retómelos inmediatamente, ya sabemos la importancia del desarrollo de habilidades para el éxito de la operación, aún más cuando algunas personas son nuevas, como diría el gurú de las ventas Jack Daly “si su empresa va bien duplique el presupuesto de entrenamiento, si va mal triplíquelo”.

  1. Recupere el camino de la gestión diaria.

Nada aleja mas a las personas de los resultados que eliminar sus reuniones de cambio de turno y juntas diarias, si tuvo que hacerlo por cambios de programación o restricciones de bioseguridad trate de reestablecer estos espacios de integración, comunicación y análisis de resultados, esto es el combustible de la mejora continua si quiere retomar los buenos hábitos. Incluya de nuevo en su agenda las caminatas por el GEMBA y las conversaciones constructivas.

  1. Marque el plan, etapas e hitos futuros.

Tan importante es saber a donde llegar como el cómo llegar, comparta con su gente las etapas de este proceso, cuales serán los momentos claves de éxito y como vamos a ir avanzando en el tiempo, la motivación de las personas depende enormemente de ver que se cierran ciclos y se cumplen etapas.

Siga estos sencillos pasos y reconecte con las personas en su lugar de trabajo, cuando han existido buenos hábitos es fácil retomarlos, pero se necesita constancia y propósito, este es el mejor momento para recuperar el ritmo y el desempeño que necesitamos para ganar una ventaja en el mercado.

Hasta la próxima.

About the author

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.